cierta sonrisa infantil

Me deshago con cada escena que creí perdida,
Reanimando los aromas de la inocencia perdida
Me deshago observando una a una la caída
Que en cada momento fue la misma
Me deshago brotando de mi cierta afrenta
Conmoviendo a santa indulgencia
Por no haber encontrado la salida
Me deshago recordando sus juegos
Y esas ilícitas caricias a las puertas del infierno
Y a la hora sagrada de la falsa redención
Me deshago perdiendo mi mirada
Haciendo a un lado de nuevo la morada
Y cierta sonrisa infantil que de vez en vez me atacaba
Me deshago en disculpas disfrazando la gran culpa
De sentirme ajena a la estupidez
Siendo yo la tonta que se hundía sin saber
Me deshago en semejante pureza
Aquella que no estaba maleada
Recobrando la grandeza que existía de madrugada
Me deshago en añoranzas
De la vida desgarrada
De la experiencia inventada
Con la retrospectiva arrepentida
De no haber gozado la vida
Existiendo en eufemismos
Sórdidos apoyados en la mentira
De aquella que jamás fue la vida mía.

Sé que puedo arrepentirme después
Ya lo he hecho una y otra vez
Siendo cada día más escéptico
E inventando una gran mentira

Cómo puedo ser tan pueril
Fragilismo de amarte para toda la vida
Cuando sé que toda mi historia es en total una mentira
La suma de mis actos menos aquellos pensamientos
El creerme sensata en todo momento
Leyendo una y otra vez como fue el desmembramiento
Ambiguo personaje rayando en lo barato
Qué cómico te parecería si me vieras como ahora me pienso
Estrellando una y otra vez mis recuerdos con el techo
Pensando que al quemarlos se concretará la despedida
De aquella novela mía que fue mi vida.

1 comentario:

  1. Whaaa que patan el que inspiro tan chido verso.

    Quiza dedicarle 3 veces te engañe de la gran paquita ayudaria =P

    saludos, y que bueno que volviste a escribir pronto.

    ResponderEliminar

serán eternamente preciadas las palabras que destines a comentar este humilde post