de lo no divino y lo profano

El dulce delirio de lo prohibido, tú y yo justo ahí, hundidos sólo en nosotros mismos; sin nada más allá. Estremeciendo en sensaciones desconocidas, en el temor intransitado de lo que pasará. por un momento el mundo no existió, y bailamos bajo la lluvia inventada, por un momento, el mundo no existió... En esos terrenos en que me saben más dulces tus besos, y me matas con tu inocencia disfrazada de tranquilidad. El baile de nuestros cabellos en honor a la belleza que podemos irradiar, entre mundo profanos pues lo divino ha muerto ya.

2 comentarios:

  1. pues si bien, sabes yael escribes como todo lo que yo quiero como todo lo necesito te amo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno ( :
    Es bueno leerte medio cursi y ya no tan amargo depre :D

    Abrazos Yael.

    ResponderEliminar

serán eternamente preciadas las palabras que destines a comentar este humilde post