28 de Octubre

Inicié este día en total luto, prolongando el momento de salir de la cama y vivirlo como cualquier otro día normal. Pero después de todo me di cuenta que este día no se debe lamentar, así que brindaré con una copa de vino rosado por el día de hoy, porque aunque no estés, celebro el haberte conocido, y los años que vivimos juntos, las memorias, las vivencias, los besos, las miradas y las sonrisas, lo malo y lo bueno, las noches a tu lado y tu tibia piel, tus manos de hombre sobre mi piel blanca y tus besos, aquellos besos que nadie sabe dar como tú, tu cabello y tu mirada café, esas largas pestañas, tu barba y cada vello de tus piernas perfectas, el vello de TU pecho que me fascina, y tus dientes tan hermosos y perfectos, el olor de tu cuerpo, y tus inmensos detalles, celebro cada vez que dijimos te amo y cada vez que no hizo falta decirlo, y todos los caminos andados de tu mano, el consuelo a las lágrimas, y las muchas risas, la carrera que vivimos juntos, las mañanas de escuela y las mañanas de depas, cada abrazo que me hizo saber que ahí estabas, tu voz tan distinta al pronunciar mi nombre, sólo tu voz tiene la perfección para decir Yael, tu voz que cambia cuando cuentas tus sueños, y tu emoción, tu sonrisa, cada cumpleaños y cada madrugada, cada libro y cada cuento, cada poema y ese regalo que siempre tuviste completamente para mi y por ese hombre que eres, por verte de pie y sentado y dormido, por tu rechinar de dientes y tus palabras de madrugada, por tu bigote, por tu manera de agarrar un vaso de agua al caminar, por tu lado debil, y por volver a ser tú, por ser el hombre de 19 años del que me enamoré y el de 26 que amo con el alma. Celebro todo lo que viví a tu lado y celebro tu persona, que hizo tanto que merece lo mejor del mundo y a quien sabes, siempre voy a amar, a cada momento a cada día y en cada paso, porque viajas en mi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

serán eternamente preciadas las palabras que destines a comentar este humilde post