Lucila nació muerta, ella siempre lo sintió así. Quizá un ente sin fuerza, qué cosa eres Lucila con los ojos siempre llenos de melancolía, quién te volvió así.
Acaso para todos el salón fue siempre gris. Lucila, muerta, sentada en un rincón, niños ajenos, superiores, ostiles. Nadie más sabe que Lucila nació muerta, que no está porque su obeso cuerpo infantil ocupa ahí un lugar.
Lucila prefiere siempre salir, no le gusta hablar, su mundo triste y obsceno no encaja con la realidad, cómo puede cualquiera ser feliz.
Lucila finge leer un diálogo aprendido de memoria, pronuncia una despedida que los otros ni siquiera pueden comprender, es el día de despedirse de las maestras, Lucila recibe mezclilla en forma de bolsita de colores, dentro encuentra un lápiz y una goma, es ahora momento de partir, último día de kinder.... No es más que un hasta luego, no es más que un simple adiós

No hay comentarios:

Publicar un comentario

serán eternamente preciadas las palabras que destines a comentar este humilde post