Es que es gracioso que en algún momento llegó a ser un problema el hecho de que yo no lo escuchara / prestara atención.... Ahora, después de todo el drama resulta que lo que yo tengo por contar no le interesa, quizá sea karma, tal vez venganza. Lo cierto es que al final sólo se vislumbra lo obvio, lo pertinente, un desenlace aberrante en el aire no puedo suplicar atención (y no sólo en esta "época de exámenes") porque entonces todo seria falso. Y es que tras todo este tiempo el ambiente de percibe sintético, prefabricado, triste y qué de bueno se puede obtener de algo que se ha gestado en la mentira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

serán eternamente preciadas las palabras que destines a comentar este humilde post